Vuelvo

Por dónde empezar.
No seré yo, quién de definiciones sobre qué es nada. Sería absurdo. Además, lo puedes googlear. Adelante.
Pero cuando te das cuenta, cuando has abierto los ojos ya no hay vuelta atrás.
Casi siempre, o siempre me he sentido un poco distinta. No. No soy especial. Y sí. Alguna virtud tendré, como tú y otra mucha gente.
Hace ya tiempo que no escribo; me perdí. La gracia, supongo, es que me estoy encontrando y entendiendo qué (me) pasa.
Es el sistema.
El sistema opresor en el que vivimos. En el que vivimos todxs.
Durante mucho tiempo pensaba que la culpa era del capitalismo. Pero me equivocaba. Claro que el capitalismo es una de las causas del problema; pero tiene un primo mayor o hermano por encima de él.
Y no, no hablo en masculino por casualidad, porque el sistema actual es machista. Sé que no te sorprende. Puedes pensar varias cosas ahora mismo:
– ¿Y ahora caes del árbol, manzana?
– Otra vez la misma historia
Puede ser que todas sean válidas; hay libertad de opinión. Permíteme que yo también tenga la mía.
Y no. No voy a definir lo que quiero decir, cuando afirmo que el sistema actual es machista. Incluso podría llegar a pensar que el origen va mas allá; que vivimos en un sistema opresor, totalitario y absolutista.
Patriarcado.
¿Estoy diciendo, con esto, que el hombre (hablando en clave de género) es el origen de éste tipo de sistema tan dañino? No tengo ni idea.
¿Qué fue antes, el patriarcado o el capitalismo?
¿Qué fue antes, el patriarcado o la religión católica?
¿Qué fue antes, el patriarcado o el machismo?
No sé la respuesta. Admito y repito.
No se puede negar que el mundo tiene problemas: entre ellos la violencia. Se está ejerciendo violencia en muchos ámbitos y el planeta (ya se sabe, la tierra es femenino y no se causa el mismo impacto) lo está sufriendo.
Se debe cambiar el mundo. Y para ello, debemos cambiar como personas. Soy mujer. Sí, desde que nací. Y me gusta ser mujer (He escrito esta frase. Otra vez admito).
Y eso me hace percibir el mundo de una cierta manera. No sé si es porque me han educado como mujer y uno de mis objetivos en la vida es cuidar… o si es que por ser mujer, tengo menos oportunidades y se me considera inferior o incapaz en muchos ámbitos.
Ha pasado mucho tiempo para entender que todo lo distinta que me sentía era por sentirme oprimida en este sistema.
Si me hubiera escuchado antes y no hubiera seguido las directrices que nos manda este sistema tan patriarcal, me hubiera ahorrado muchas situaciones de dominación (si, repito, solamente por ser mujer. Y eso que soy blanca y europea…).
Más vale tarde, que nunca.
Soy feminista. (Y yo, sin saberlo)

 

 

 

 

 

Anuncios
Publicado en Opinión | Deja un comentario

Refugiados y Noruega: una nueva polémica

El pasado domingo 24 de enero Rusia comunicaba el cierre de la frontera con Noruega tras las polémicas deportaciones que está realizando a los refugiados que conseguían llegar a través de Rusia.

El conflicto en oriente medio alcanza definitivamente tierras escandinavas: el precio del petróleo ha tenido como consecuencia la devaluación de la corona noruega. Otra de las secuelas que la guerra está teniendo en el norte, como en el resto de Europa son los refugiados. Mucha gente ha podido ver las imágenes de personas cruzando en bicicleta la frontera por el círculo polar ártico y así alcanzar el sueño de llegar a tierra escandinava en busca de un futuro mejor. Cruzan a través de Rusia. Lo hacen en bici, ya que no se permite cruzar la frontera a pie o en un vehículo sin tener los permisos adecuados. Están, así, explotando el vacío legal que se encuentra en la legislación rusa: no entran de manera ilegal.

En el norte de Noruega, justo en el círculo polar ártico, se encuentra su frontera con Rusia. Pocos kilómetros, pero los suficientes para ser el centro de atención de la prensa internacional; miles de refugiados han cruzado la frontera.

F9KLMqqt8L-VnPuyxYQaSQe94UgvcSXw4yLQhg3srC9w

En su mayoría sirios, pero también afganos, iraquíes… no importa la nacionalidad. Lo que realmente importa para ellos es llegar. Empezaron siendo pocos los que cruzaban y pedían asilo (20 personas en 2014). A finales del 2015 han sido más de 5000. Hace años que se cuestiona el vacío legal que permite cruzar la línea, pero es ahora que es realmente preocupante.

Una vez en Noruega, y mientras se evalúa la petición de asilo, los refugiados tienen garantizado alojamiento, alimentos y atención sanitaria, por las autoridades migratorias del país. El procedimiento puede llegar a durar hasta 5 meses en el caso de los refugiados sirios.

Noruega supera por muy poco los 5 millones de habitantes. Si se conoce un poco de geografía, se deduce que la densidad de población es baja; en concreto 15’5% habitantes por kilómetro cuadrado. ¿Es alarmante que sólo durante el pasado año 2015 más de 30000 refugiados llegaran a territorio nórdico? La cifra en sí puede no llamar la atención si se tiene en cuenta los millones de personas que migran cada año de un lugar a otro, como por ejemplo, jóvenes españoles que abandonan el país por un futuro mejor.

Entonces, la principal preocupación de los noruegos es dónde ubicarlos. Viendo las noticias, escuchando opiniones ajenas o conversando con gente autóctona, se puede palpar que no quieren que pase lo mismo que ha pasado y que está pasando en países de Europa central como Bélgica, Francia o Alemania. No quieren ubicar a 800 refugiados en una localidad donde apenas llegan a los 20 habitantes (y así, de paso, repoblar municipios). No quieren formar guetos.

En estos últimos días se ha podido leer en distintos medios que Noruega, el país idílico, deporta a refugiados a Rusia, y que además, lo tienen que hacer en bicicleta a temperaturas que llegan a los -30ºC.

Qué hay de cierto

Cierto que Noruega está deportando a refugiados a Rusia. Refugiados que han entrado aprovechando el vacío legal y que sí que tienen una visa para permanecer en Rusia. No lo hacen en bicicleta, tal y como anuncian periódicos como the independent. Sino que lo hacen en autobuses.

Hay un pequeño movimiento (por así llamarlo) de gente que está en contra de los refugiados, como bien se ha señalado. Esto se percibe por los incendios intencionados que se han ido sucediendo durante los últimos meses en zonas o edificios destinados a los refugiados. Han sucedido en distintas partes del país:

  • En Levanger (norte de Tronheim)el 10 de diciembre, en un centro de acogida municipal.
  • En Lindås (norte de Bergen), el 6 de diciembre, en el Hotel LuneCuevas, donde se preveía recibir refugiados.
  • En Vardåsen, åsker (norte de Oslo), en una carpa que se utilizaba como comedor.
  • En Grue (entre Oslo y Lilehammer) en un centro previsto para la acogida de refugiados.
  • Ecétera.

 

¿Cursos para integrar?

Noruega no es solamente noticia por la guerra que tiene con Rusia sobre las deportaciones, sino que, además, lo es por la controversia que han causado los cursos para prevenir “violencia de carácter sexual”.

Después de los acontecimientos sucedidos en Colonia la pasada nochevieja, parte de la opinión pública extrajera se hacía eco del siguiente titular: Noruega da a los refugiados cursos para detener los asaltos sexuales hacía las mujeres.

En The independent, Charlotte Beale, escribió el pasado 20 de diciembre la noticia sobre el programa voluntario que ofrece el país a los inmigrantes (sobretodo hacía los refugiados) para ayudarles a adaptarse en una sociedad no tan conservadora como la de sus orígenes. Sobre todo, orientado a adaptarse a la “libertad” de la mujer (con el ejemplo de andar solas a casa). El artículo está enfocado a la enseñanza de normas culturales a los hombres para poder adaptarse a los comportamientos occidentales.

Los cursos son organizados por la organización noruega HERO de ayuda a los refugiados e inmigrantes. Son programas voluntarios que duran 5 horas y que están destinados a terminar con los malentendidos culturales y favorecer la adaptación de aquellos inmigrantes o refugiados que provienen de sociedades muy distintas a la escandinava. Según el director de esta organización, Tor Berkle, “invitan a los residentes, tanto a mujeres como hombres, a tener un diálogo acerca de las normas culturales y asumir la responsabilidad”.

Una de las sociedades más admiradas del mundo está en el punto de mira de la opinión pública. Titulares que indican la deportación de refugiados, noticias que informan sobre la enseñanza de normas sexuales a los recién llegados… twitter echando humo con todo tipo de opiniones al respecto. Y mientras, la frontera del círculo polar ártico se cierra para terminar con la polémica. Naciones Unidas ya ha manifestado su repulsa a lo sucedido, ACHNUR rechaza las deportaciones… Aún la repercusión negativa de la imagen de la sociedad noruega, existen organizaciones que desde hace tiempo funcionan para ayudar a los refugiados. Como es el caso de NOAS organisasjion, que informa de la burocracia requerida para todos aquellos que quieran pedir el asilo.

A pie de calle se nota cada vez más la presencia de inmigrantes. Aún haber organizaciones que trabajan en la integración de los recién llegados, queda el recelo de los ciudadanos noruegos, que no entienden (o si) lo qué se opina de ellos a nivel internacional. Culpan a Rusia, por el vacío legal y permitir cruzar a los refugiados en bicicleta. Aplauden los cursos de integración cultural para así evitar malentendidos. Quizás es miedo, desconfianza o pragmatismo. Ahora hace falta ver quién mueve ficha en el caso de la frontera y ver qué resultado se obtendrá de los programas de integración. Posiblemente sería también beneficioso realizar debates al revés: enseñar a los autóctonos las dificultades que se encuentran los refugiados en la integración y, sobretodo, en el recibimiento, cuando solamente se busca la paz.

Información de interés

Vídeo de la organización NOAS donde explica a los refugiados los procedimientos burocráticos que deben realizar para poder pedir el asilo

Publicado en Civiles, Conflictos, Noruega, Opinión, refugiados | Deja un comentario

PORQUÉ LA CRISIS INMIGRATORIA EN EUROPA

Manuel Yepe

PORQUÉ LA CRISIS INMIGRATORIA EN EUROPA
Por Manuel E. Yepe

La crisis de migrantes en Europa aumenta sin cesar y se hace cada vez más precaria la violencia entre el personal de seguridad y los inmigrantes, al tiempo que crece y se hace más tensa la relación entre la ciudadanía y los inmigrantes. Buena parte de los ciudadanos europeos se preguntan alarmados: ¿A dónde conducirá todo esto? ¿Quién está detrás de este fenómeno?, ¿A qué se debe la crisis de inmigración en Europa y quién o quiénes son los responsables?
Las anteriores son, aproximadamente, las interrogantes que, sobre el asunto, formula y trata de responder el analista político
especializado en temas del Medio Oriente Brandon de Turbeville en un artículo publicado en la revista digital Activist Post.
“La crisis de inmigración no se ha formado orgánicamente ni se ha formado en el vacío. La gente que trata de entrar en…

Ver la entrada original 628 palabras más

Publicado en Opinión | Deja un comentario

Francia: el problema de la integración

El racismo lleva gestándose desde hace más de 3 décadas. La cuna de los grandes imperios no es capaz de gestionar la integración de esos inmigrantes procedentes de las zonas que una vez fueron suyas.

El foco de atención de estas semanas es Francia. Se puede intentar gestionar el problema de la forma más brusca posible: lanzando misiles, continuando guerras e intentando demostrar quien es el más fuerte, o bien centrarse en uno mismo e intentar buscar explicaciones de por qué tus propios ciudadanos te atacan. Se sabe que la gente que ha protagonizado los últimos atentados son franceses, hijos de inmigrantes de 3ª y 4ª generación.

En Francia, las formas de integración y asimilación han dado paso a formas de aculturación. Los franceses quieren que todos aquellos inmigrantes no-occidentales adopten la cultura francesa, y que terminen por perder la suya. Un proceso poco tolerante cuya finalidad es la alienación de todos los ciudadanos franceses.

Contextualizar la situación francesa

María Gascón Stürtze, que estudió la evolución de la inmigración en Francia ha argumentado el cambio de la percepción que los franceses tienen sobre el inmigrante: desde los años 80, el concepto ha evolucionado negativamente: como “una amenaza a la cohesión nacional”.

Gascón explica de una manera clara y nítida la progresión del país hacía una zona un tanto xenófoba a todo aquél o aquella procedente del norte de África, y a sus descendientes.

Ya en el año 1983 se produjo la denominada “marche des beurs” , producida por la primera generación de franceses hijos de inmigrantes magrebíes. En ella pedían igualdad, luchar contra un racismo que ya se estaba gestando y pedir la tarjeta de residencia y el derecho a voto.

La marche des boneurs 1983

El gobierno tomó medidas pero no parecieron dar fruto. La crisis económica y la creación de suburbios que darían paso a los “guetos” , no ayudaron a que los jóvenes franceses de origen, sobretodo magrebí, se sintieran integrados. Gascón nos da ciertas claves para entender la entorno social que estaban viviendo: el paro había aumentado, mucha gente vivía de subsidios y en economía paralela, tenían un alto fracaso escolar, y aun teniendo altas calificaciones, no se garantizaba la inserción laboral de los jóvenes (vivir en uno de esos barrios o tener un nombre árabe te excluía directamente). Así pues, la autora habla del techo de cristal sobre ese tipo de población: la limitación del ascenso laboral por el mero echo de ser hijos de inmigrantes (o no ser “puramente” franceses).

En el año 2005 se produjeron los disturbios de Clichy sur Bois, cerca de París, y se expandieron rápidamente por Francia y por otros países como Bélgica o Alemania. Empezaron con la muerte de dos jóvenes franceses electrocutados que corrían para huir de la policía. Los manifestantes afirmaban que la gente estaba viviendo en guetos y sufriendo una exclusión social. La reacción del ministro del interior, por aquel entonces, Nicolás Sarkozy, fue llamarlos “escoria”. Obviamente esta aportación no ayudó a solventar el conflicto.

Clichy sur Bois

Las cosas no han mejorado en la última década y se ha plasmado en el contexto político nacional: “le front nacional”, partido de extrema derecha, va ganando simpatizantes año tras año. De echo en las elecciones del 2014 fueron la primera fuerza política. Encabezada por Marine Le Pen, este partido es muy crítico con la inmigración, sobretodo con la del norte de África, explicándolo como causante del desempleo y la delincuencia.

¿Y ahora qué?

Francia quería una alienación de esos ciudadanos, una aculturación que no resultó efectiva, dado al abandono que sufrieron esas personas. No pudieron, ni pueden sentirse Franceses, “iguales y libres” si la sociedad les limita por el simple echo de tener orígenes no europeos. Con lo cual, la llamada “igualdad, libertad y fraternidad” no se ejerce para todos. Lo más probable es que aquellos jóvenes que hoy en día decidieron y deciden unirse a grupos extremistas o a cualquier otro, sea porque no se sienten parte del país; sino distintos y no en un sentido positivo. La discriminación por parte de la sociedad conlleva que nunca puedan llegar a sentirse integrados. Con lo cual Francia queda lejos de ser un modelo ejemplar y busca los culpables fuera.

La situación que se esta viviendo estas semanas no se puede focalizar solamente en Francia, puesto que entran en juego otros actores políticos y la situación en oriente medio. Pero cierto es que la sociedad francesa lleva años gestando sentimientos contradictorios y muy alejados. Es un país que cada cierto tiempo se revela (1983 con la “marcha des beurs” o en el 2005 con los disturbios de “Clichy sur Bois”).

Todo apunta a que las próximas elecciones (2017) ganaría “le front national” de Marine Le Pen, lo cual no hace prever un giro positivo para poder paliar el problema del racismo y la integración.

 

Lecciones de Francia en la integración de segundas generaciones – María Gascón Stütze

Publicado en Opinión | 1 Comentario

Gana la abstención en Portugal

Un 43% de los portugueses han apostado por no votar. Una manera de decir que ya no se puede más. Aun así, la mayoría de noticiarios dan por vencedora a la centro-derecha

Cierto es que los sondeos a pie de urna daban una mayoría absoluta a la coalición PSD-CDS, que finalmente solo ha conseguido un 38’5% de los votos. Seguidos del PS con un 32’4% , Bloco Esquerda (10’2%) , la coalición de PC y los verdes (8’1%) y el Partido animalista (1’4%).

¿Se puede hablar de ganador cuando más de un 40% de los votantes prefieren no manifestarse? No es positivo, no se puede mirar hacía otro lado y decir que Portugal apuesta por la austeridad y por lo ya conocido.
La gran sorpresa de estos comicios ha sido el partido BE que ha duplicado los votos del 2011 y ha conseguido superar al mítico PC.  En cambio, la centro derecha ha perdido en su conjunto cerca del 15% de los votos, que no han confiado en esa recuperación económica en la que tanto se ha basado su campaña electoral.

Qué implican los resultados

Básicamente la mayoría de los portugueses que se han manifestado (es importante recalcarlo) apuesta por seguir el mismo rumbo de “recuperación” económica impuesto por Europa (aunque la troika se retiró de Portugal en el 2014). Creen en las posibles mejoras que esto puede conllevar, aunque, claro está, a costa de las políticas sociales.

En estos últimos cuatro años, gobernados también por la centro derecha, ha bajado el paro, cierto. La economía ha aumentado en el primer trimestre del 2015 un 1’4%, cierto. Pero, qué pasa con las políticas sociales.
Es muy fácil recurrir a la bajada del paro sin tener en cuenta a las más de 500.000 personas que han tenido que abandonar el país por motivos económicos. La economía crece gracias a la bajada de las pensiones y de los salarios: a los recortes sociales. El IVA ha subido, sobretodo en el precio de los medicamentos, la Sanidad también ha sufrido “ajustes”… y se podría continuar la lista.

Las perspectivas de cambio con el gobierno elegido son pocas. Una mayoría ha decidido mantener a quien estaba, antes que apostar por el cambio. Una transformación necesaria para poder alejarse de las medidas de austeridad impuestas por Europa. Aun así hay una parte de la sociedad que sí que ha apostado por esto; véase la evolución del Bloco Esquerda y los votos recibidos por PC y los verdes.

Qué pasará ahora en Portugal puede ser fácil de predecir. El gobierno lo tendrá más difícil puesto que tiene una oposición más fuerte con un punto débil: la fragmentación de la izquierda imposible de ponerse de acuerdo en muchos puntos importantes.

Lo que requiere más atención (desde mi punto de vista) no es la victoria de la centro-derecha ni qué pasará económicamente. Cabe estudiar y meditar porqué existe el 43% de abstención en unas elecciones legislativas. Qué se debe mejorar. Por qué la población ya no cree en la política. Y sobretodo, por qué la política se distancia cada día más de la sociedad que es la que sufre y vive sus estrategias.

Publicado en Notícia, Opinión | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Quedando en evidencia

Destacamos por estar en el Sur de Europa. Por tener políticos, que aun metidos en escándalos de corrupción, no dimiten. Destacamos por tener un gobierno que no respeta la democracia, negando la posibilidad de escuchar al pueblo mediante un simple referéndum. Destacamos por recortar en servicios públicos esenciales, como la sanidad o la educación. Destacamos por ser un país “laico” (por así decirlo) mientras se agacha la cabeza siempre que la santa iglesia católica hace sonar las campanas. Pedimos un rescate económico que sirve para que la “casta” (como se denomina ahora, o bien los que tienen el poder) se gasten el dinero mediante tarjetas “black”al mismo tiempo que se están echando a familias enteras de sus propias casas, aun sin perdonarles la deuda. Destacamos por tener un presidente que se esconde detrás de un plasma, negando la posibilidad de responder las preguntas de los periodistas. Tampoco se quiere invertir en I+D y como consecuencia, tenemos a miles de jóvenes, mucho más preparados que nuestros políticos, trabajando alrededor del mundo.

No es de extrañar entonces, que fallen los protocolos de seguridad cuando repatriamos a dos personas, ya mayores, infectadas por el ébola. Estos días, en Madrid sobretodo, hay miles de expertos en el tema, haciéndose llamar ciudadanos de calle y muchos de ellos culpan a la auxiliar de enfermería infectada por el virus, sin recordar que Madrid es una de las comunidades autónomas donde el recorte en Sanidad se ha visto afectado de lleno. El fallo en el sistema ha sido consecuencia de la falta de medios, de la falta de preparación de los profesionales que atendieron a los pacientes. El problema no es que Teresa Romero, esté o no esté infectada, sino que es el sistema que no funciona, tanto a nivel estatal como mundial. Durante años ha habido miles y miles de muertes en África, consecuencia de este virus. Ahora que nos “afecta” o que incluso “podríamos” estar afectados, es cuando nos ponemos las manos en la cabeza.

Los miembros del PP no tienen suficiente en destacar en todo lo que antes se ha mencionado, sino que además el Consejero de Sanidad de la comunidad de Madrid, Javier Rodríguez, ha dicho literalmente “no hace falta tener un máster para ponerse un traje”  que “tan mal no estaría como para ir a la peluquería”, o acusándola directamente de mentir a los médicos. Todo lo que ha declarado el señor Rodríguez debería haber estado contrastado antes, pero claro está que esto no es, precisamente, una marca de partido.

Seguramente no habrá ninguna dimisión, ni de la ministra de Sanidad del gobierno, Ana Mato, ni del consejero Javier Rodríguez, y eso que este  último ya ha avisado de que no tiene ningún problema en dimitir porque “es medico y tiene la vida resuelta”.

Como país hemos vuelto a quedar en evidencia, al menos no ha salido Ángel Acebes diciendo que “ha sido ETA”.

Publicado en Opinión | Deja un comentario

Desde el otro lado

A los ojos de los demás somos aventureras y atrevidas. Vivimos en una casa amarilla rodeada de nieve (si pisas mal te llega hasta las rodillas). Estamos a menos de 2 minutos del trabajo; el magnífico hostel de Haugastøl, que hasta hace unos meses a penas conocía. La gente viene aquí a practicar snowkite en invierno, y para hacer la ruta de Rallarvegen en verano. Anna y yo estamos en medio de un privilegio de la naturaleza y aún así, últimamente, solo pensamos en volver a nuestra casa.  Nuestro día de fiesta consiste en hacer la colada y estar pendientes del reloj para no perder el autobús que va hacía al pueblo más cercano (30 minutos con suerte) y poder ir al supermercado. Si tienes ganas de pasear o de ver a alguien más, no tienes más opción que el esquí de fondo o el skype. Resulta gracioso como la ilusión de hacer un mocca en la cafetería del pueblo nos llena de alegría.

1551873_10151897514197106_933253934_o

Estamos sobre cualificadas para este trabajo, pero resulta que allí donde nacimos no tenemos futuro. En nuestro país hay un Estado que no se preocupa por las generaciones futuras y que, quienes mandan insisten en mirar hacia otros lados. No les importa que jóvenes con estudios superiores se encuentren perdidos haciendo camas a más de 3000 km de sus hogares.

Ahora mismo mucha gente conoce a alguien que directa o indirectamente tiene a alguien cercano siendo un “joven aventurero” o “aprendiendo inglés” en el extranjero. Y ellos se sienten muy orgullosos de que sus amigos, sobrinos o primos estén conociendo ese mundo que existe más allá de su ciudad.

Quizás la culpa es nuestra, por mostrar en las redes sociales los sitios donde estamos, las cosas que estamos aprendiendo  y no decir lo que en realidad pasa por nuestras cabezas un montón de veces: quiero ver a mi pareja, a mis padres, a mis amigos. Y sobretodo, quiero tocarles. La soledad hace mella en nosotras cada vez que nuestros turnos no coinciden porque no tenemos más compañía la una con la otra.

Y es desde este otro lado donde a veces solo siento rabia y angustia por la situación que nos ha tocado vivir. Por la impotencia de ver que hay jóvenes que tienen suerte y grandes, pero que muy grandes contactos, ex compañeros que están consiguiendo que su carrera se esté definiendo poco a poco, mientras que tú estás limpiando lavabos a tiempo completo. Por ver a esos políticos haciendo promesas vacías y debates donde siempre se grita lo mismo y se dice poco. Rabia y angustia por ver a imputados por corrupción que no pisan la cárcel. Por que para nuestro gobierno, ser mujer significa no ser libre.  Por ver vídeos de sindicatos de estudiantes hablar usando la expresión “trabajar de sol a sol” cuando estoy segura que no saben ni lo que es trabajar a media jornada: ¡que vengan aquí y lo sabrán! Y también sabrán que es tener las manos tan secas que no puedes ni cerrarlas, las uñas destrozadas y agrietadas, por no hablar de la espalda. Siento tanta angustia y rabia que no me apetece saber que esta pasando en mi casa. No quiero escuchar a nadie haciendo promesas: ni políticos, ni líderes de opinión, ni periodistas, ni manifestantes… Nadie de ellos sabe que se siente al estar en una situación parecida. Soy cual niña tapándose la cara: ojos que no ven corazón que no siente. Y así poder continuar pensando que en casa aún me espera un futuro. Desde este otro lado nosotras somos las inmigrantes que vienen a buscar un futuro mejor soñando con regresar. Por suerte (o no) sabemos la fecha.

Publicado en Opinión | Deja un comentario