Hacia la huelga feminista

Estamos a un mes del 8 de marzo; del paro de mujeres organizado a nivel internacional. Mujeres de más de 51 países nos estamos estructurando para llevar a cabo una huelga que va más allá del ámbito laboral. Se trata de parar nuestro consumo, trabajo no remunerado, los cuidados, trabajo doméstico. Parar el ámbito estudiantil y asociativo, etc. Para demostrar que sin nosotras ni se produce ni se reproduce. Que somos necesarias y vitales.
Esta movilización debe servir para visibilizarnos; dejar de ser objetas para ser sujetas. Agitar para que se nos reconozca en la sociedad y plantar cara al modelo patriarcal actual.

Visibilizar los cuidados; la doble carga que llevamos por el simple hecho de haber sido educadas como mujeres. Porque estamos hartas de tener que cumplir los objetivos que la sociedad espera de nosotras; queremos decidir sobre nuestra cuerpa y nuestra vida. Dejar de trabajar fuera y dentro de casa sin reconocimiento. Gritar que no estamos hechas para educar y cuidar. Paramos todas, de manera transversal y a pesar de nuestras diferencias porque hay algo que nos une; nos han hecho mujeres.

Podría seguir analizando siguiendo el guión de los argumentarios que compañeras de distintas colectivas y movimientos han elaborado, exponiendo un sin fin de por y para qués de la huelga, que van desde ámbitos económicos hasta culturales.

A falta de un mes, hacer un llamamiento, un recordatorio a todes. No nos olvidemos que nos están matando, nos están agrediendo, nos están violando. Y no nos creen. Y la justicia está cada vez más patriarcalizada; ni nos protege, ni nos tiene en cuenta (en casi ningún rincón del mundo). Somos las víctimas de las instituciones y el sistema; mientras el Estado nos da la espalda sin admitir su responsabilidad en esta Guerra.

Paremos para conseguir un cambio, o muchos a la vez. Para visibilizar violencias, transformar la cultura, la educación, las relaciones y los medios de comunicación entre muchas cosas. Paremos por y para las siguientes generaciones.
Hacer de esta huelga un movimiento masivo y gritar que otros modelos si son posibles; la revolución feminista ya está aquí (y en más de 51 países).

Anuncios
Publicado en Opinión | Deja un comentario

Ni mujer, ni heterosexual

¿Quiénes somos? ¿En qué nos basamos para definirnos? Profesión, estudios, sexo, género… Conceptos que son meras construcciones sociales que solo sirven para catalogar, etiquetar… y así jugar a juzgar y jerarquizar.

Poco a poco, abres los ojos y oyes un click, todo encaja; ahora entiendes parte del por qué. Vivimos en la superficialidad y el individualismo ambicioso del capitalismo, donde la inmediatez y el egoísmo nos dominan. La investigadora Coral Herrera define la relación capitalismo-patriarcado de forma contundente: el capitalismo nos quiere solas, con poca autoestima. Nos vende que nunca seremos suficiente; nunca seremos perfectas. El patriarcado nos quiere oprimidas, sumisas y esclavas.

El género nos define como mujeres y el sexo como reproductoras y cuidadoras. El capitalismo nos somete quitándonos autoestima, el patriarcado nos domina con roles sumisos y la heterosexualidad obligatoria nos organiza socialmente.
Estoy (un poco) harta de tener que argumentar siempre el concepto de heterosexualidad obligatoria. Igual que también lo estoy al tener que definirme con una sola palabra.

Soy mujer, femenina y heterosexual por imposición. Nadie nos preguntó si queríamos dedicar nuestra vida a los cuidados, la reproducción, la maternidad y a la pareja. Etiquetas impuestas desde el nacimiento por el simple hecho de no tener pene.
Empezar a ser consciente de nuestra falta de libertad es empoderarse. Es responsabilizarse de una misma y poder decidir ser lo que quieras ser.

Decidir no ser heterosexual como decisión política. Atreverse a romper con las estructuras de dominación social. La heterosexualidad obligatoria es organizarse de dos en dos y formar familias nucleares para así (re)producir mano de obra.
Dejar de ser heterosexual para liberarse, cambiar los patrones normativos que tenemos a la hora de relacionarnos y crear lazos sexo-afectivos desde otras perspectivas. Ser lesbiana, bisexual, gay… no te exime de vivir fuera de esta heterosexualidad.
Soltarnos de etiquetas. Desocuparnos de la doctrina patriarcal y autogestionarnos y autocuidarnos por y para nosotras y así dejar de juzgar y jerarquizar.

Publicada en Tribuna feministaTribuna feminista
Publicado en Opinión | Deja un comentario

Mujer; esclava y oprimida

“La mujer no nace, se hace”, Simon de beauvoir lo decía y el paso del tiempo no hace más que consolidar el concepto.

Masculinidad y feminidad son creadas por el sistema, como también es creada la diferenciación no biológica entre hombre y mujer. Se sabe de sobra la distinción biológica entre ambas y el sistema patriarcal se aprovecha para otorgarnos distintos valores y roles en la sociedad.

Además parece que estas concepciones tienen que estar ligadas entre si; eres mujer y debes ser femenina, perteneces entonces a la clase social dominada y oprimida por los hombres añadiendole los valores de esclavitud y sumisión que nos meten en vena des de pequeñas. Hoy en día gracias al feminismo parece que podemos ser un poco más libres al salir de los cánones femeninos que la propia masculinidad ha impuesto para nosotras, pero no dejamos de ser mujeres. De nosotras se espera que alcancemos ciertas metas, la más importante es reproducirnos. Debemos ser madres. Ya no es solo la propia sociedad que nos dicta que debemos sentir un instinto maternal, cuando de instinto no tiene nada, sinó que es también el propio sistema que tiene un entramado de leyes para adueñarse de nuestras cuerpas. La (no) leyes del aborto o de la gestación subrogada, por ejemplo, estan echas sin tener en cuenta a la mujer como persona humana. También somos objetos para la clase social opresora, los hombres. Objetos a muchos niveles, pero sobretodo a nivel sexual y de cuidados.

La pornografía, la prostitución y el matrimonio. Instituciones y herramientas de control social que sirven para normativizar nuestra falta de libertad. El matrimonio viene a ser un contrato de compra venda; te compro a cambio de que me cuides y me des placer (pero todo disfrazado de amor romántico, donde no se muestra la cantidad de violencia que dicho acto esconde). La prostitución, otro gran debate… pero con la idea principal que el hombre compra al cuerpo de la mujer por unas horas a cambio de placer sexual (¿dónde queda la dignidad humana?). La pornografía no hace falta volver a decir que es la cultura de la violación.

Ser mujer no es fácil, tampoco lo es ser femenina (tal y como la sociedad nos demanda). Es mucho más fácil ser humana, persona y libre. Por eso el feminismo es tan importante y necesario.

Publicado en Tribuna Feminista
Publicado en feminismo, heterosexualidad, capitalismo, patriarcado, Opinión | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

Morocha salada

Bondad y felicidad con los pies descalzos. Creo que no se ha lavado el pelo en tres días, se mete al mar y dice que el agua salada lo cura todo, que es sanadora como las lágrimas.

Que valentía. No ha sido fácil el camino hasta aquí. ¿A cuántas cosas le ha dicho adiós?

La conocí hace muchos años, cuando sonreía sin parar y se quejaba de lo que no creía justo. Cuando era menos cococha y un terremoto. Porque ahora tiene el pelo alborotado y salvaje como su alma.

Pero luego algo le pasó. “Un chico…” decían. Pero era algo más. Algo profundo que compartía con muchas otras compañeras.

La veías perdida, vagabueando intentanto salvarse apegándose a imposibles ilusorios. Mientras la empequeñecían, la torturaban, o como querais llamarle al maltrato. Y peridó la sonrisa mientras se iba escondiendo en su caparazón, con muchas capas para que nadie entrara.

Pero entraron. El munay y esa forma de pensar que la empoderaba tanto… de repente la cuerpa tuvo sacudidas de amor y sanación. De amor, porque vió que no era tan pequeña como para no ser digna de cariño. Y de lucha, porque la primers ficha de dominó caió. Porque ella que solía luchar y escribir para cambiar un poco el mundo, no se había puesto las gafas violetas… sino que sus pupilas cambiaron y ya nunca más volvió a ser la misma. Se iba curando.

Esa morocha empezó a recorrer un camino de autoconocimiento, autoaceptación, sanación. Un desaprendizaje que la llevaron poco a poco a una reEvolución interior.

No fue fácil ni bonito y el amor se alejó otra vez. Y se dió cuenta que las compañeras con pupilas lilas no eran todas iguales. Que cada una tenía sus pasados y sus historias, sus proyecciones y decisiones. Que el color violeta unía, pero no todas lo entendían igual. Y cuando creió amar y estaba dispuesta a desaprender reconoció el narcicismo del chico, pero no había chico. ¿Qué estaba mal?

La gama de grises violetas afloraba. ¿Qué lucha es la válida? ¿A quién le queda mejor el violeta? Este color es para aprender y estar en un contínuo cambio, en mejorar a diario, en ser el cambio que quieres ver en el mundo.

Ahora viaja sola, dice que se fue para encontrarse. Para poder despegarse. Y creo que es el viaje más importante que ha hecho desde que la conozco. No porque esté a 8000km, sinó porque ha encontrado su eje; ha viajado en espiral dentro suya para hablarse y perdonarse. Con las pupilas lilas. Porque lo importante es tenerlas. Y ser consecuente.

Esa chica cococha, morocha de piel salada, la amo muchísimo, desde que nací. Que fué cuando la conocí.

Holbox 2017
Publicado en Opinión | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Vuela

Sacudidas en la tierra.

La pachamama escupe fuego.

Procesos de reencuentro, de autoaprendizaje y sinceridad.

Los cambios empiezan desde el centro; en espiral. Un viaje al centro de nosotras. Abrirnos para vivir. Para disfrutar con amor.

Épocas de crisis. Sacudidas interiores que arrastran y no dejan abanzar. Pero eres tú. Tú como la tierra te sacudes, escupes fuego, agüita salada. Para sanar.

Amándote entera para las luchas que se acercan.

En crisis, piérdete. Y los paisajes te sorprenderan. Pero más tú a ti misma.

Que te señalen, que sean más o menos. Que te digan que eres más o menos. Tú vuelas libre. De corazón y alma. Y solo tienes que creértelo. Poca gente hay linda.

Que te señalen y digan lo que quieran; tú y solo tú sabrás lo que has vivido, en lo que te estás transformando, a quien has amado y a quien has perdonado.

En las sacudidas de la tierra, no te amarres. O si… o no… déjate llevar.

Que te señalen y juzguen lo que quieran ¿quién más podría vivir lo que tú y seguir entera?

Alejarse o permanecer no importa.

Todo fluctúa.

Descubrirse, linda y bella.

Y vuela, vuela, vuela… sin que nada te detenga.

Publicado en Opinión | Deja un comentario

Armarse después del maltrato

25 N, día internacional contra la violencia de género. Día internacional contra los feminicidios.

Ahora es cuando en los medios salen muchas estadísticas; sabemos que la mayoría de mujeres ha sufrido violencia (psicológica, física, sexual, emocional, simbólica…) por parte de hombres (faniliares, amigos, desconocidos, conocidos…). Los números no son nada esperanzadores.

Los poderes están tan claramente patriarcalizados que quitan el optimismo que muchas sentimos al rodearnos de activistas y colectivas: violadores no condenados, culpabilización de la víctima, mujeres humiliadas…

¿Y después qué?

Las mujeres hemos sido educadas en unos valores patriarcales donde la culpa, la victimización, la vergüenza, la sumisión, el mito de la princesa y un largo ecétera son muy potentes. Y no somos conscientes al 100%. Incluso las más feministas de todas caemos en las trampas patriarcales.

¿Cómo rehaces tu vida después de un maltrato contínuo? Para empezar la sociedad difumina la violencia; Luz de gas lo remarca de forma excelentea.

Irantzu Varela, activista y comunicadora feminista, lo tiene claro “con el feminismo se sale, y se sale más fuerte. Empoderada”

Pero cuesta.

Cuesta lágrimas. Y momentos de crisis. Desesperación. Te tienes que volver a encontrar. Porque tu personalidad ha quedado sometida al patriarcado. Y volverte a poner en eje te puede costar también relaciones porque no hemos aprendido a amar. Hemos interiorizado unos patrones de conducta tóxicos: la violencia ha conseguido tenernos dóciles, sumisas, víctimas y dependientes de relaciones y/o personas, y repetimos el arquetipo marcado. Las relaciones que vienen después del maltrato no son fáciles ya que debemos trabajar en nosotras.

Por eso el feminismo es escencial. Como lo es buscar grupos de apoyo para poder sanarnos colectivamente y ver que no estamos solas. Que no solo nos pasa a una, y lo que nos pasa a una nos pasa a todas.

La violencia nos deja tan aturdidas, con tan poca autoesima, que creemos que tienen que venir a rescatarnos. Que alguien nos debe venir a cuidar y a salvar. La violencia exagera y alimenta el amor romántico, progenitor de la violencia patriarcal (¿o suscesor?)

Salir del rol de víctima implica darse cuenta que el amor romántico es tóxico y que otras formas de amar son posibles y sanas. Coral Herrera, activista feminista, trabaja de manera online junto a otras mujeres, el laboratorio del amor; para despatriarcalizarnos y desaprender. Para amarnos.

A(r)marse: autocuidado para ReEvolucionae

Debemos luchar juntas, sororarias, hermanas… para terminar con la lacra.

Debemos luchar aprendiendo a amar de otra manera; desaprender el amor romántico patriarcal.

Debemos luchar quitándonos el rol de víctima y sumisa. Sí, hemos sufrido violencia y en lugar de quedarnos a casa con miedo, salimos a luchar y a gritar.

Porque somos/seremos vulnerables, pero nunca débiles.

Porque somos lobas, brujas, rebeldes y nos a(r)maremos de valor para gritar BASTA.

Publicado en Opinión | Deja un comentario

Descúbrete

Descúbrete Loba, amora
Y guerrera. Y poderosa
Camina, pasea y piérdete
Descúbrete en paz, amora
Linda, equilibrada. Bonita
Descúbrete, amora
Tus pasiones, emociones
Sacúdete de vez en cuando
Agitar(se) energías y sacar agua salada
O fuego como un volcán
Descúbrete artista, bella
El tacto de las manos, pinta, baila, canta
Vuelve a lo humano, hermana
Para descubrir que no todo es violencia
Descúbrete loba, amora
Llena de sexualidad y pasión
Piérdete, amora
Y descúbrete
San marcos de La Laguna, atitlán
Publicado en Feminismo, Opinión, Personal | Etiquetado | Deja un comentario