Hacia la huelga feminista

Estamos a un mes del 8 de marzo; del paro de mujeres organizado a nivel internacional. Mujeres de más de 51 países nos estamos estructurando para llevar a cabo una huelga que va más allá del ámbito laboral. Se trata de parar nuestro consumo, trabajo no remunerado, los cuidados, trabajo doméstico. Parar el ámbito estudiantil y asociativo, etc. Para demostrar que sin nosotras ni se produce ni se reproduce. Que somos necesarias y vitales.
Esta movilización debe servir para visibilizarnos; dejar de ser objetas para ser sujetas. Agitar para que se nos reconozca en la sociedad y plantar cara al modelo patriarcal actual.

Visibilizar los cuidados; la doble carga que llevamos por el simple hecho de haber sido educadas como mujeres. Porque estamos hartas de tener que cumplir los objetivos que la sociedad espera de nosotras; queremos decidir sobre nuestra cuerpa y nuestra vida. Dejar de trabajar fuera y dentro de casa sin reconocimiento. Gritar que no estamos hechas para educar y cuidar. Paramos todas, de manera transversal y a pesar de nuestras diferencias porque hay algo que nos une; nos han hecho mujeres.

Podría seguir analizando siguiendo el guión de los argumentarios que compañeras de distintas colectivas y movimientos han elaborado, exponiendo un sin fin de por y para qués de la huelga, que van desde ámbitos económicos hasta culturales.

A falta de un mes, hacer un llamamiento, un recordatorio a todes. No nos olvidemos que nos están matando, nos están agrediendo, nos están violando. Y no nos creen. Y la justicia está cada vez más patriarcalizada; ni nos protege, ni nos tiene en cuenta (en casi ningún rincón del mundo). Somos las víctimas de las instituciones y el sistema; mientras el Estado nos da la espalda sin admitir su responsabilidad en esta Guerra.

Paremos para conseguir un cambio, o muchos a la vez. Para visibilizar violencias, transformar la cultura, la educación, las relaciones y los medios de comunicación entre muchas cosas. Paremos por y para las siguientes generaciones.
Hacer de esta huelga un movimiento masivo y gritar que otros modelos si son posibles; la revolución feminista ya está aquí (y en más de 51 países).

Anuncios

Acerca de Mapaparicio

Opinando sobre un mundo que nunca cambia. Observo y pregunto demasiado. Hace años estudié periodismo y cooperación internacional. Fui de las que se decepcionaron con el cuarto poder y vivieron (viven) su crisis, también a modo personal. Poco a poco voy recobrando la fe en el sector, pero no en el mundo. Reflexiones de la vida en general.
Esta entrada fue publicada en Opinión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s