Vivir en la resaca del franquismo

El gobierno del partido popular está empeñado en demostrar que la famosa “transición modélica española” se trata de una farsa. Recortes en sanidad, educación, derechos sociales y de igualdad… ayudan a reafirmar que lo firmado en el 78 beneficia claramente a la casta dominante
La guerra la ganaron en el 1939 y desde entonces no han renunciado al poder. Con la muerte del dictador Franco, el fascismo español parecía llegar al fin y aparecía una transición que muchos definían como “ejemplar”, pero que ahora deja entre ver que solamente se trata de un engaño que ha mantenido a los vencedores de la guerra civil en la cima del poder español. Gracias al gobierno del Partido Popular, se ha recalcado la certeza de lo que, hasta ahora, era sólo una teoría.
El historiador alicantino, Glicerio Sánchez, argumenta en “la persistencia del Franquismo en la Sociedad española actual”, que de lo que se trata es de la presencia activa en la sociedad actual, de comportamientos, actitudes y mecanismos afines a los que se ejercían durante el régimen franquista.
Se puede relacionar lo que nos expone Glicerio Sánchez con la ideología actual del PP. Sus recortes que van más allá de la excusa económica; pasan por limitar nuestras libertades y nuestros derechos: la reforma de la ley del aborto, la nueva reforma de reproducción asistida que deja fuera mujeres sin pareja y lesbianas, etc. Estamos viviendo un deterioro en los derechos sociales ya alcanzados para situarnos, de nuevo, a mitades del siglo XX.
Además, el también historiador Julio Aróstegui añade que la dictadura conservadora tradicional traducía la estrecha convivencia de interés entre las capas agrarias dominantes, los poderes financieros, la influencia ideológica y social de la iglesia Católica, cimentando todo ello el poder fáctico del ejército.
Esta cita puede encajar con la situación actual del país. Si bien es cierto que necesitaría algunos matices como substituir las capas agrarias dominantes por las grandes empresas y corporaciones españolas. Por lo tanto, si se puede utilizar una explicación o tesis de la dictadura conservadora tradicional española con la realidad presente tenemos un grave problema: vivimos en la resaca del franquismo.
Glicerio Sánchez analiza la sociedad española actual clasificándola de plural, democrática, tolerante y laica. Aún así, encuentra distintos matices. Es plural, ya que hay distintas ideologías. Es democrática, ya que votamos cada cuatro años. Es tolerante, pero está encontrando obstáculos en actitudes con el terrorismo, los inmigrantes o la marginación social. Y es una sociedad Laica, aunque, como señala el autor, vivimos alejados de la moral exigida por la iglesia, “a pesar de eso, la jerarquía eclesiástica se le reconoce una capacidad de influencia sobre la población y el poder político le otorga unos privilegios que la sitúan muy por encima de su estado real”.
 
La ideología clara del gobierno
Ana Mato, Alberto Ruiz Gallardón o Mariano Rajoy son nombres que afirman las teorías argumentadas. Ana Mato, ministra de Sanidad, Igualdad y Servicios Sociales, se ha lucido con los recortes que han provocado el retroceso más desmesurado en su cartera: en reproducción asistida, dejando a madres solteras y lesbianas sin el derecho de tener un hijo, la retirada de la tarjeta sanitaria a inmigrantes sin papeles, los recortes a la dependencia, dejar sin cobertura sanitaria a mayores de 26 años sin cotización, la retirada de las píldoras anticonceptivas de tercera generación, además del retroceso en las políticas de igualdad. Todos estamos de acuerdo en que esta señora, si es que se le puede llamar así, necesita un punto y aparte. Pero se debe examinar la razón de los recortes: según ellos se trata de cuestiones económicas. Yo lo dudo viniendo de una “señora” que tachó a los niños andaluces de analfabetos; también son cuestiones ideológicas. Como también lo es la reforma de la ley del aborto o las reformas en educación.
La guinda que cubre el pastel
Francisco Pérez de Cobos, presidente del constitucional que militó en el Partido Popular,y que lo ocultó para poder optar al cargo. Y no, como es de costumbre en este país, no ha dimitido. Josep Ramoneda lo puede decir más alto, pero no más claro: “mientras un engaño como este no comporte una dimisión automática, no se podrá decir que España es una democracia homologada“. Además, añade que “solo desde la mentalidad autoritaria de los que creen que una persona está por encima de las leyes y de las capas que ocupan, se puede eludir la dimisión”.
¿Verdad Mariano? Quien aún no ha dimitido, ni pretende hacerlo. Con la aportación de Suso del Toro en su pieza, los demás somos botín de guerra, me queda más claro aún que la guerra la ganaron unos y que nunca han dejado de ostentar el poder.
Rajoy se incorporó al partido de Manuel Fraga Iribarne, AP, y siendo un señor adulto, habiendo ocupado cargos públicos y ocupando la presidencia de la diputación provincial de Pontevedra publicó dos artículos en la prensa viguesa explicando su ideario. Para ello glosó un libro de un periodista fascista, Luis Moure Mariño. Moure Mariño participó en los primeros días del golpe en el 36 y entró en la corte de intelectuales de la corte de los generales nacionalistas en Burgos a las órdenes de Dionisio Ridruejo con funciones de propaganda. En su libro argumentaba que las desigualdades sociales respondían a una necesidad humana impuesta por la genética y que Rajoy defendía y resumía en la constatación de que “los hijos de “buena estirpe” superaban a los demás”. El clasismo argumentado desde el racismo
Enlaces de Interés
La incultura democrática – Josep Ramoneda
Los demás somos botín de guerra – Suso del Toro
La persistencia del franquismo en la sociedad actual española – Glicerio Sánchez
Anuncios

Acerca de Mapaparicio

Opinando sobre un mundo que nunca cambia. Observo y pregunto demasiado. Hace años estudié periodismo y cooperación internacional. Fui de las que se decepcionaron con el cuarto poder y vivieron (viven) su crisis, también a modo personal. Poco a poco voy recobrando la fe en el sector, pero no en el mundo. Reflexiones de la vida en general.
Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s