La falta de credibilidad del FMI

El Fondo Monetario Internacional, que a principios de este mes admitía haber cometido errores en las ayudas a Grecia, ahora dirige su mirada hacía la península: se necesita profundizar en la reforma laboral, bajar salarios y facilitar el despido.
A todo esto, la secretaria de estado de empleo, Engracia Hidalgo, ha dicho que las medidas sobre la reforma laboral ya están tomadas. Pero no se debe mal interpretar, no hay una mala relación, puesto el FMI ha manifestado su aprobación en las medidas que el gobierno del Rajoy está ejecutando.
Si ya es grave leer un titular “bajada de salarios y facilitar el despido”, la cosa empeora si analizas un poco más la información del interior. ¿Qué medidas se pueden hacer para cear más empleo si estás facilitando el despido? Además también expresan la necesidad de una subida a medio plazo de los impuestos indirectos para compensar una bajada en las cotizaciones a la Seguridad Social para poder crear más empleo. Pero, ¿Si estás subiendo el precio de los productos de consumo, es para compensar que estas creando empleo? O sea; a la bajada de salarios se le suma facilitar los despidos, bajar las cotizaciones a la Seguridad Social y aumentar el IVA: la medida perfecta para salir de la recesión, ¿verdad?.
Las consecuencias de los ajustes en Grecia, según cita el propio FMI, han alargado la profunda recesión y elevado el prominente desempleo. Incluso así, están dispuestos a presionar al gobierno, bastante manejable por cierto, para llevarlas a cabo.
De qué sirve restaurar la confianza en los mercados si la confianza del pueblo hacía la clase gobernante cada vez va a menos. La respuesta la sabemos desde hace ya demasiado tiempo; la sociedad es lo último que importa. Se puede salir a la calle y protestar, que mareas inunden las calles de las principales ciudades españolas reclamando unos derechos que están recortando, que no cambiará nada. Igual que tampoco cambia nada la existencia de sobres, regalos indevidos e infinitos casos de corrupción.
Y mientras que en el sur solo podamos salir a reclamar lo que se cree que es justo para el pueblo y los ciudadanos, en el norte de Europa se cree que debemos de tomar las medidas para salir de la crisis: seguir las directrices del BCE y del FMI. Ya que, a ojos de los norteños, gente como Merkel está pagando nuestros salarios y si tratas de explicarles lo contrario, entonces no tienes credibilidad. Como la que no tiene para la mayoría de nosotros, el FMI.
Anuncios

Acerca de Mapaparicio

Opinando sobre un mundo que nunca cambia. Observo y pregunto demasiado. Hace años estudié periodismo y cooperación internacional. Fui de las que se decepcionaron con el cuarto poder y vivieron (viven) su crisis, también a modo personal. Poco a poco voy recobrando la fe en el sector, pero no en el mundo. Reflexiones de la vida en general.
Esta entrada fue publicada en Notícia, Opinión y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s