Generaciones Futuras II: El consumo

Se tiene que llevar a cabo un cambio en el modelo de vida actual. El consumo nos está destruyendo: como planeta, pero también como individuos

Tenemos unas necesidades, no básicas, impuestas a través de la publicidad y de los medios de comunicación. Necesitamos, tal y como nos indica el nombre, satisfacerlas. ¿Cómo? Consumiendo el producto o servicio.

De esto se trata nuestro modelo de vida actual. Pero hay un gran problema, los productos y servicios que se consumen se tienen que producir, para producir se necesitan materias primeras y estas se están agotando. En resumen: estamos en un modelo de vida finito, que tarde o temprano tendrá que desaparecer, además de estar agotando los recursos naturales del planeta, que son finitos.

Pepa Aguilar, bióloga y miembro de Ecologistas en acción, tiene claro que vivimos en un mundo finito, en el cual la falacia del crecimiento continuo es imposible solo hay un camino posible “vivir mejor con menos”.

Y para esto se necesita un cambio, no solo económico, sino también social. Serge Latouche, economista y teórico del decrecimiento, argumenta posibles caminos hacía un decrecimiento, como la localización de la economíala producción a escala local y sosteniblela desindustrializaciónel fin del modelo de transporteel fin del consumismo y de la publicidad¸ la des urbanizaciónel fin del salario máximo, y un largo etcétera de ítems que darían un cambio en nuestra sociedad, volviéndola más sostenible.

Claro que sobre papel se ven las cosas muy fáciles, pues hay barreras que superar: hay niveles de resistencia con los que se tiene que luchar para poder conseguirlo:

  •       El individual
  •        El de las alternativas colectivas (organizar otras formas de vida)
  •        El político (definición de otra sociedad)

Primero tenemos que tomar consciencia como individuos sobre el nivel de consumismo que tenemos cada uno de nosotros y valorar si es ético y sostenible con el futuro, del planeta pero también de las generaciones que están en porvenir.

Debemos tener claro que otro mundo no solo es posible, sino que tenemos que hacer para que exista. Pepa Aguilar, comenta que “Latouche  ha vivido en África y aporta sus reflexiones sobre el fracaso al querer implantar allí el modelo de desarrollo occidental, indicando que en África existe un funcionamiento paralelo aeconómico, basado en lo social, las relaciones con la familia, las amistades, la religión, los vecinos, la obligación de dar y compartir, recibir y devolver, etc. las prácticas milenarias de negociación, donación, regateo ó intercambio”.

 

Es hora de salir de este modelo de vida equivocado y limitado para poder emprender otro que conlleve más sostenibilidad a nivel medioambiental y a nivel cultural también.

Pongamos un ejemplo

El consumismo no nos hace más felices, aunque nosotros pensamos que sí. Al fin y al cabo nos crea una dependencia hacía lo material, que por otra parte no es imprescindible para vivir. Un ejemplo de ello podrían ser los móviles: el nuestro actual modelo de vida es imprescindible vivir con un móvil. Y mucho, pero mucho mejor si es con internet. Porque si no tienes internet en el móvil lo acabarás “necesitando”.

Y también es imprescindible ir cambiando de modelo de móvil a medida que determinada compañía lanza, al mercado, la última sensación. La gente acaba acumulando móviles, que no usa. Es una estrategia comercial maligna, bajo mi punto de vista.

Pues bien, hay una materia primera esencial para construir nuestros móviles, nuestros ordenadores ó videojuegos. Es el ColtanUn mineral que se encuentra en la República Democrática del Congo y que causa radioactividad, lo que es causa de enfermedades irreversibles entre los trabajadores, que por otra parte tampoco trabajan bajo unas buenas condiciones laborales.

Aquí tenéis un video donde se explica mejor las consecuencias de la explotación de las minas del coltan. Este es solo un ejemplo de que el actual modelo de vida es insostenible y que, además, la pagan aquellos que no son causantes de ella.

 

 Enlaces de Interés

 

Anuncios

Acerca de Mapaparicio

Opinando sobre un mundo que nunca cambia. Observo y pregunto demasiado. Hace años estudié periodismo y cooperación internacional. Fui de las que se decepcionaron con el cuarto poder y vivieron (viven) su crisis, también a modo personal. Poco a poco voy recobrando la fe en el sector, pero no en el mundo. Reflexiones de la vida en general.
Esta entrada fue publicada en Antropología, Mundo dañado, Notícia y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s