La involución del Estado Social

Nada será como nos lo habían contado, nada será como nos lo habían hecho imaginar. Todo será distinto: menos igualdad de oportunidades, más pobreza y más impotencia

Nos vendieron que la tipología de Estado en la cual estábamos metidos era ideal, puesto que era una mezcla de la intervención total del Estado y de la libre economía de los mercados. En la nuestra, el Estado estaba allí para salvarnos. Para ofrecernos unas garantías que hicieran repercutir, positivamente claro está, en la configuración de la calidad de vida de la ciudadanía.

Y yo ahora me rio. Vicenç Navarro, sociólogo y politólogo español, escribió en “los retos de la sostenibilidad del EstadoSocial”, que en el Estado del bienestar existen intervenciones, más concretamente 5; en transferencias sociales (subsidios, etc.), en los servicios públicos como la educación o la sanidad, en intervenciones normativas y sancionadoras, en la creación del buen empleo y en la reducción de las desigualdades sociales.

¿Y en qué ha quedado todo esto? Si poco a poco se va desdibujando este “paraíso” que nos habían vendido. En España todas estas intervenciones están borrosas y van decayéndose poco a poco. Dentro de nada, seguramente dejaran de existir. De hecho, para ciertos colectivos están dejando de existir. Sin tener en cuenta que la crisis financiera, europea, monetaria o como quieran llamarle se está perpetuando y  está diferenciando aún más las desigualdades sociales.  Albert Sales, politólogo y sociólogo y miembro del equipo de SETEM, lo reitera y añade que en función de tu papel que tienes en la sociedad, la vulnerabilidad delante de la crisis no es la misma porqué las desigualdades son patentes.

Ya no podemos decir que el Estado Español es un Estado Social y democrático de derecho cuando está claro que no lo es. Se rescata Bankia con el dinero que se había recortado en Educación y Sanidad. ¿Desde cuándo los bancos son fundamentales para nuestro estado social? 

Hace falta un cambio de rumbo colectivo y hacer frenar a esta política de los mercados para decir que ya estamos hartos. Cada vez hay más movimientos y más acciones para hacer oír una voz que parece no estar cansada de gritar; des del 15M hasta plataformas on-line. Pero debemos de dejar de vivir en pequeñas burbujas y centrarnos en lo que es la colectividad. El pesimismo colectivo que está emergiendo tiene que salir, sobre todo si tenemos en cuenta que los medios de comunicación no van a dar ninguna voz a nadie que no sea estrictamente oficial, para poder protestar sobre que el Estado Social esta involucionando.

Enlaces de Interés

Anuncios

Acerca de Mapaparicio

Opinando sobre un mundo que nunca cambia. Observo y pregunto demasiado. Hace años estudié periodismo y cooperación internacional. Fui de las que se decepcionaron con el cuarto poder y vivieron (viven) su crisis, también a modo personal. Poco a poco voy recobrando la fe en el sector, pero no en el mundo. Reflexiones de la vida en general.
Esta entrada fue publicada en Antropología y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s